El marketing político es una parte fundamental de la vida política. Presidentes y primeros ministros; políticos y partidos. Todos los departamentos y consejos gubernamentales utilizan el marketing en su búsqueda de objetivos políticos.

La investigación de mercado se utiliza, al decidir sobre políticas y diseño de servicios, para comprender qué quieren y necesitan las personas a las que sirven y para buscar votos; el perfil del votante ayuda a crear nuevos segmentos para apuntar.

La estrategia guía la creación de la marca política para desarrollar una visión atractiva.

El marketing interno guía la provisión de la participación de voluntarios; análisis analíticos y de investigación experimental y refinamiento de mensajes de comunicación; y la gestión de entrega establece expectativas y ayuda a transmitir el progreso una vez que se elige un político o se inicia un programa.

La estrategia de marketing política trata sobre cómo los partidos, los candidatos y los gobiernos piensan y planifican para alcanzar sus objetivos.

Requiere la consideración de muchos factores diferentes, como la naturaleza del mercado, la historia, la cultura, la gobernanza, las partes interesadas, los competidores, los recursos y los objetivos. 

Incluye focalización, estrategias de posicionamiento, estrategias de ataque y defensa, orientaciones de ventas y marketing, estrategias populistas, estrategia y el medio ambiente, medición y estrategia de implementación.

Todo acerca del Marketing Político

Investigación de mercado en la política

La investigación política del mercado implica una amplia gama de métodos cualitativos y cuantitativos, formales e informales para que los candidatos, partidos y gobiernos entiendan la naturaleza del mercado político.

Dicha investigación de mercado se utiliza para comprender las actitudes, comportamientos, necesidades y deseos del público y otras partes claves interesadas y luego informar las decisiones sobre la estrategia, la creación de la marca, las políticas, el marketing político interno dentro de las organizaciones y la comunicación de las posiciones con el fin de informar, educar, persuadir, cambiar y reforzar las opiniones existentes.

La investigación política de mercado incluye formas cuantitativas como sondeos, encuestas, segmentación (incluida la elaboración de perfiles de votantes), big data (marketing analítico y experimental); y formas cualitativas tales como grupos focales, co-creación e investigación deliberativa; oposición, investigación de candidatos y políticas; y herramientas informales que incluyen la transferencia global de conocimientos y el uso de registros y datos públicos.

Todo acerca del Marketing Político

Branding Político

El branding para marcas políticas trata sobre cómo el público percibe en general a una organización política o individuo.

Es más amplio que el producto; mientras que un producto tiene partes funcionales distintas, como un político y una política, una marca es intangible y psicológica.

Una marca política es el sentimiento general, impresión, asociación o imagen que el público tiene hacia un político, organización política o nación.

La marca política ayuda al partido o candidato a ayudar a cambiar o mantener la reputación y el apoyo, a crear un sentimiento de identidad con el partido o sus candidatos y a crear una relación de confianza entre las elites políticas y los consumidores.

Ayuda a los consumidores políticos a comprender más rápidamente de qué se trata un partido o candidato; y distinguir un candidato o partido de la competencia.

Todo acerca del Marketing Político

Marketing político interno

El marketing político interno cubre la organización del marketing político: la estructura, organización, recursos y personal de las oficinas en partidos, campañas y parlamentos o gobiernos; la organización y participación de voluntarios y miembros en el terreno; y la implementación de cambio de producto y branding.

Un marketing político interno ineficaz tiene el potencial de descarrilar las estrategias de marketing político, la marca y los esfuerzos de comunicación.

La actividad interna exitosa asegura que los voluntarios se conviertan y se mantengan en activistas efectivos para el partido; reclutas donantes; garantiza que el personal correcto esté en su lugar y que se acepten y cumplan las nuevas instrucciones en la marca, incluso si desafían las creencias e ideales tradicionales del partido.

El marketing político interno incluye comprender las demandas de los voluntarios, crear organizaciones amigables con los voluntarios, comunicarse con los miembros y ver a los voluntarios como marketeros políticos a tiempo parcial, creando unidad del marketing relacional dentro de partidos políticos y campañas; recaudación de fondos gestión de personal de marketing político y recursos; y central versus control local versus voluntario.

Todo acerca del Marketing Político

Comunicación de marketing político

Las organizaciones políticas y los políticos utilizan las comunicaciones de marketing todo el tiempo para lograr una amplia gama de objetivos, incluida la mejora de la reputación de un gobierno, lanzar una nueva marca, comunicar un mensaje, contrarrestar los ataques negativos de la oposición, educar a los votantes, poner un problema en el agenda y creciente apoyo a un político.

El marketing ayuda a garantizar que los políticos entiendan con quién deben comunicarse, cuándo, sobre qué tema y cómo. Es decir, que las comunicaciones se realizan de forma estratégica.

La comunicación estática (lo que va de la organización política o la figura al público) incluye:

  • La comunicación de marketing de los candidatos; comunicación de campaña (comunicación dirigida por la investigación, publicidad orientada al mercado, marketing de información, marketing de guerrilla y marketing de celebridades);
  • Herramientas de comunicación (por ejemplo, salir de la votación, marketing directo, comunicación dirigida y marketing móvil / virtual);
  • Política de venta (incluida la publicidad gubernamental y el mercadeo social, y una política relacionada con la participación en la guerra);
  • Comunicar cambios, crisis y gestión de problemas. y comunicaciones integradas de marketing.

Comunicación de marketing político relacional e interactivo

La comunicación del marketing política se está desarrollando rápidamente para volverse más interactiva y para construir relaciones, teniendo la posibilidad de elevar al ciudadano de consumidor pasivo a participante activo en el proceso de comunicación y mejorar la esfera pública.

Los desarrollos tecnológicos recientes en la Web 2.0 y las redes sociales cambian la comunicación de un medio para que las élites vendan un producto al público y la oportunidad para que el público proporcione información y opiniones antes, durante y después de que un político llegue al poder o se diseñe un producto político y entregado.

La comunicación se convierte más en la construcción de relaciones que en la venta de productos; y sobre mantener o mejorar el apoyo en el gobierno en lugar de solo obtener votos en primer lugar.

Incluye e-marketing, relaciones públicas, comunicación de liderazgo interactiva y receptiva.

El marketing puede tener un impacto significativo en cómo se percibe a un candidato y partido político antes y después de las elecciones, en particular con la influencia de los medios digitales y la forma en que la gente ahora consume información.

Las políticas sólidas forman la base de una campaña política exitosa; sin embargo, a medida que pasa el tiempo, seguimos viendo campañas que se centran principalmente en el marketing. 

Las partes ahora harán todo lo posible para investigar y comprender a su audiencia y a la competencia, y luego convertirán esa percepción en votos. 

Esto se debe en gran parte al hecho de que los partidos políticos modernos entienden la importancia de una estrategia de marketing bien afinada para ganar una elección.

Todo acerca del Marketing Político

¿Qué importancia tiene el marketing en la política?

Una vez impulsado por la ideología, el discurso político está ahora muy impulsado por el consumo y puede verse influido por una serie de variables. Con esto en mente, ¿cómo se ve la campaña de marketing político promedio?

En el pasado, hemos visto un enfoque en lo «real», donde las figuras políticas se presentan como personas, como usted y yo, con familias, historias que contar y luchas por revelar. 

Se preocupan profundamente por su país y brindarán soluciones a los problemas económicos y sociales. 

Este enfoque, que destaca las fortalezas y debilidades de un candidato como real, ha sido un método efectivo del marketing.

Las mejores y más exitosas campañas de marketing político realmente comprenden las necesidades del votante. 

Tomemos como ejemplo la campaña Hope and Change de Barack Obama del 2008 . El éxito de esta campaña demostró una comprensión superior de lo que los votantes anhelaban e involucraron no solo una lista de políticas, sino una extensa investigación, planificación, estrategia perspicaz y un enfoque en el contenido que podría compartirse en línea.

El intercambio de contenido digital a través de canales sociales amplía el alcance y la audiencia de un candidato, permitiendo que su mensaje esté más disponible que nunca. 

El objetivo aquí es crear contenido que se envíe a las personas (que luego lo compartan con otros) y que esté disponible para que las personas lo encuentren por su cuenta. 

Cuando las estrategias de marketing se conciben y ejecutan de acuerdo con el plan, el resultado suele ser más votos.

El marketing en la política es cada vez más poderoso, pero los partidos no necesariamente tienen que gastar mas para que funcione.

El marketing no solo puede influir en una elección, sino que también puede ganar una elección.

Todo acerca del Marketing Político

El papel de los nuevos medios en la política

El nuevo entorno de los medios es dinámico y continúa desarrollándose en formas novedosas, a veces imprevistas, que tienen graves consecuencias para el gobierno democrático y la política. 

Los nuevos medios han alterado radicalmente la forma en que operan las instituciones gubernamentales, la forma en que se comunican los líderes políticos, la manera en que se disputan las elecciones y el compromiso de los ciudadanos.

Los nuevos medios políticos son formas de comunicación que facilitan la producción, la difusión y el intercambio de contenido político en plataformas y en redes que permiten la interacción y la colaboración. 

Han evolucionado rápidamente en las últimas tres décadas y continúan desarrollándose de maneras novedosas, a veces imprevistas. 

Los nuevos medios tienen amplias implicaciones para el gobierno democrático y las prácticas políticas. 

Han alterado radicalmente las formas en que operan las instituciones gubernamentales y los líderes políticos se comunican.

Se han transformado el sistema de medios políticos y han redefinido el papel de los periodistas.

Han redefinido la forma en que se impugnan las elecciones y cómo los ciudadanos se involucran en la política.

El auge de los nuevos medios ha complicado el sistema de medios políticos. 

Los medios heredados que consisten en instituciones de medios masivos establecidas que son anteriores a Internet, como los periódicos, programas de radio y programas de noticias de televisión, coexisten con los nuevos medios que son el resultado de la innovación tecnológica. 

Si bien los medios heredados mantienen formatos relativamente estables, la letanía de nuevos medios, que incluye sitios web, blogs, plataformas para compartir videos, aplicaciones digitales y redes sociales, se está expandiendo continuamente de maneras innovadoras. 

Los medios de comunicación masivos diseñados para transmitir noticias de interés general a un público amplio se han unido a fuentes especializadas que se dirigen a usuarios discretos.

Nuevos medios pueden transmitir información directamente a individuos sin la intervención de guardianes editoriales o institucionales, que son intrínsecos a las formas heredadas.

Todo acerca del Marketing Político

Cuando el marketing y la política chocan

Cada día hay al menos una y, a menudo, varias noticias que conducen a un ciclo de señalar con el dedo, insultos e indignación.

No importa a qué partido o candidato apoyó, dónde vive o dónde recibe tus noticias: las emociones están aumentando en todo el país. ¿Qué significa este clima de carga política y emocional para los marketeros?

Durante mucho tiempo ha habido empresas y modelos de negocios definidos por una causa o un propósito filantrópico. 

Las reconocidas entidades corporativas y marcas como Starbucks, Nordstrom, Lyft y Amazon han tomado posiciones públicas y políticas recientes, hasta boicots y acciones legales. 

¿El activismo político ayuda a una marca con métricas de marca convencionales? Tal vez. 

Los anuncios del Super Bowl LI que tenían un mensaje político parecían generar más revuelo , generar más intercambio y un mayor recordatorio que los anuncios no políticos que se emitieron durante el mismo juego.

Los compromisos más largos o más profundos con esa estrategia presumiblemente producirían resultados diferentes, pero eso no está claro todavía y son diferentes, por lo que se deben considerar parámetros adicionales al examinar el efecto de una postura política.

La decisión de abrazar una causa o adoptar una postura política tiene un impacto potencialmente significativo en la percepción del mercado y el rendimiento de la marca. 

Ese impacto puede ser positivo o negativo y requiere un enfoque cuidadoso de lo que debe ser un compromiso a largo plazo.

Conozca su audiencia

Somos una nación dividida en el centro en muchos temas críticos, por lo que tomar una acción o posición es un esfuerzo arriesgado a menos que su audiencia sea bien entendida y unificada en ese tema en particular. 

Aun así, sigue existiendo la amenaza de que algunos vean una posición vocal y pública como injustificada, de mal gusto o simplemente fuera del ámbito de la responsabilidad o autoridad de una marca.

Para algunas marcas de nichos o estilos de vida es natural adoptar una postura en los frentes sociales o políticos que se relacionan con la propuesta de valor de la marca. 

Sus audiencias lo aceptan e incluso lo esperan. 

Esa suposición se debe validar con una investigación previa, por supuesto, y asegúrese de tener en cuenta cualquier posible reacción de las poblaciones más amplias expuestas a los anuncios. 

En general, el universo de las marcas políticas activas se está expandiendo a medida que los consumidores buscan cada vez más más que una relación transaccional con sus marcas favoritas. 

Si un consumidor se va a conectar emocionalmente con una marca, quiere saber que están sincronizados en asuntos importantes. 

Los medios sociales han brindado a las marcas y a los consumidores las herramientas para conectarse en múltiples niveles.

Esa relación de marca mas profunda tiende a suceder después de que las marcas hayan realizado el arduo y arduo trabajo de establecer una clara plataforma de mensajería y voz de marca basada en la información, información y comentarios de los consumidores.

En el futuro, es probable que mas de ese trabajo y mensaje se trate de temas, causas y políticas para ayudar a desarrollar recomendaciones sobre el activismo social y político.

Este no es un territorio familiar para la mayoría de los comercializadores y es posible que necesiten comunicarse con consultores para ayudarles a comprender y enmarcar sus opciones.

Responsabilidad Corporativa

¿Cuál es la obligación de una marca para entrar en el diálogo? Hay una cantidad vertiginosa de temas a considerar debido que el vínculo entre la política y los asuntos de negocios se está haciendo más directo y más visible para los consumidores.

La decisión es exclusiva de cada empresa, pero está coloreada por una falta inherente de control sobre el mensaje final.

Los mensajes de marca se recogen y se reproducen en los medios de comunicación tradicionales y de Internet y luego por los propios consumidores. 

Las declaraciones de los consumidores a menudo están vinculadas con la aprobación o la condena y luego se exageran aún más por las burbujas de autovalidación que las redes de medios sociales y la curación de noticias / opiniones alientan. 

Esto genera una reacción exagerada a cualquier acción o declaración, debido que el efecto de tiro de honda de Internet magnifica tanto el alcance como el impacto dentro de ciertas poblaciones conectadas.

Así que un poco potencialmente puede recorrer un largo, largo camino pero no siempre en una dirección predecible.

Los responsables de la responsabilidad corporativa y comunicación nunca han sido más desafiados como ahora.

También existe un impulso natural y legítimo para que el liderazgo corporativo se incline en la dirección de su punto de vista personal. 

Pero, ¿qué sucede cuando el liderazgo cambia de manos y también lo hacen las opiniones firmes? 

Proteger la marca significa vincular el evangelismo de cualquier marca con posiciones profundamente sostenidas y organizadas. 

Esto requiere un compromiso corporativo a largo plazo.

La motivación importa

Usar el interés prestado solo para tratar de parecer relevante u obtener algún rumor a corto plazo no es suficiente. 

La especulación y la inspección seguirán a cualquier marca que atraviese aguas políticas, lo que hace que la autenticidad sea crucial. 

Sea absolutamente claro por qué toma su postura o acciones y qué espera de ella. Luego respalde sus afirmaciones con acción directa y transparente. 

Las marcas que hablan sobre temas críticos, pero no hacen nada para avanzar en las soluciones, serán objeto de un duro escrutinio público.

Conozca sus riesgos

Tomar una posición política o de causa significa aceptar riesgos sobre lo conocido, así como el futuro desconocido. 

Tiene que estar dispuesto a jugar un montón de «¿Qué pasa sí?» Cuando pone su marca en un mundo que no controla y una narrativa que no controla.

¿Qué pasa si sus hechos están mal? ¿y qué sucede si la información o los eventos nuevos muestran una luz diferente en su postura?

¿Qué pasa si el problema se convierte en algo imprevisto? ¿Y qué pasa si su competencia, audiencia, gobierno o el mundo en general reacciona de manera inesperada?

Creo que todos podemos estar de acuerdo en que lo inesperado ya no es inesperado y una vez que están ahí afuera están conectados a su posición.

Los riesgos adicionales a considerar son muchos, incluyendo:

  • Una mayor carga de trabajo a medida que lo impredecible se desarrolla en un escenario público. Asegúrese de tener los recursos adecuados o puede parecer inepto.
  • Mensaje del consumidor fatiga. Existe un diálogo público ineludible y abrumador que ya ha estresado a la población.
  • Acciones competitivas. ¿Cuáles son las ópticas si todos sus competidores dan un paso adelante y usted no? ¿Parece que está retrocediendo?
  • Tomar no solo una decisión de ir / no ir, sino también decisiones sobre el nivel de contribución. ¿Hay una posición media que es sostenible? Mensajería u ofertas a sus audiencias existentes a través de sus canales sociales o correo electrónico, por ejemplo, es diferente a hacer una declaración pública a aquellos que no tienen una relación establecida o acceso fácil.
  • Encajando a los voceros de la marca en la ecuación. ¿Qué sucede si una celebridad habla de manera independiente sobre los problemas?

Simplemente hay demasiados factores para hacer que esta sea una decisión fácil.

Los ciudadanos individuales pueden y deben expresar y actuar en sus propias conciencias, pero el papel de un administrador de marca es proteger a la marca de la dilución o la angustia en un mundo y un mercado muy volátiles. 

Al mismo tiempo, jugar seguro no puede ser seguro en absoluto y las marcas disfrutan de una posición única de visibilidad y poder para ayudar a afectar el cambio. 

No hay respuestas fáciles o universales.

Las políticas corporativas notoriamente miopes (impulsadas por las revisiones de ganancias trimestrales y la tenencia limitada del liderazgo de marketing) a menudo favorecen las acciones y tácticas que producen un bache a corto plazo en lugar de una construcción a más largo plazo. 

El peligro es que las empresas comiencen a jugar a la política por todas las razones equivocadas: no para ser fieles a su marca y audiencia o para ejercer la libertad de expresión para impulsar las políticas en direcciones positivas, sino para utilizar cruelmente el interés prestado solo por un incentivo de ganancias a corto plazo. 

La política hoy está más polarizada que nunca.

Casi todas las razas están llenas de candidatos de múltiples partidos, y es difícil para los candidatos sobresalir.

Un buen diseño puede ayudar.

El diseño actúa como una herramienta poderosa para la comunicación y la persuasión, las cuales son sumamente importantes para la estrategia y táctica política y para las campañas políticas.

Durante mucho tiempo, el diseño en campañas políticas ha seguido un cierto conjunto de pautas tácitas: manténgase seguro, siga la tradición.

Pero en las últimas décadas, el diseño también se ha utilizado para promover la propaganda. 

De hecho, algunas personas creen que cualquier esfuerzo de marca creado por equipos políticos existe solo para servir como falsos esfuerzos de marketing político.

En última instancia, en el entorno político abarrotado de hoy, es imposible ejecutar efectivamente la estrategia y las tácticas políticas para una campaña sin un buen diseño.

El diseño es personalidad. Cuando se usa bien en las campañas electorales de marca, dice más que el nombre de un candidato. El color, el tipo y la imagen contribuyen a la percepción de ese nombre, a veces la persona también.

La marca de un candidato político solía ser un asunto bastante sencillo, pero a medida que el panorama político se ha vuelto cada vez más acalorado, los estrategas de marketing político y los consultores se han basado cada vez más en el diseño para mejorar y diferenciar a sus candidatos.

Si desea crear una impresión fuerte y duradera, utilice el diseño como un arma en sus estrategias políticas de marketing, publicidad y marca.

#SeguimosEnLínea