Para muchas personas, iniciar su propio negocio es un sueño, entonces, ¿por qué querrían pensar en una salida de ese sueño? 

Bueno, en pocas palabras, hay algunas razones extremadamente lógicas de por qué necesitas prepararte para el futuro.

La razón más importante para preparar una estrategia de salida de un mercado. es que tu negocio es uno de los mayores activos posibles que podrías tener. Has invertido tiempo y dinero en su crecimiento, quizás has podido generar un salario regular, y tal vez incluso has obtenido ganancias anuales. 

Entonces, cuando llegue el momento de retirarse y pasar a algo nuevo, estarás en una excelente posición para cosechar riqueza adicional.

¿Su empresa necesita una estrategia de salida del mercado?

El caso para planificar tu estrategia de salida del mercado antes de comenzar tu negocio

Establecer y hacer crecer tu propio negocio es, en general, un proceso divertido. Es un mundo completamente nuevo de aprendizaje y descubrimiento; y por consiguiente, no es sorprendente por qué muchos empresarios no dan un paso atrás y consideran a donde quieren que vaya su negocio a largo plazo.

Es simplemente un plan esencial que hay que tener en su santo lugar. 

Llegará un momento en que necesites alejarte de un negocio, y cuando sabes dónde quieres que termine ese negocio en particular, estarás mucho mejor preparado para tomar decisiones comerciales acertadas con tu estrategia de salida.

Los emprendedores prosperan en la batalla para lanzar y establecer nuevos proyectos Entonces, aún cuando has pasado varios años cultivando un negocio para alcanzar su máximo potencial, en algún momento querrás liberar capital del negocio para invertir en otras vías. 

Ahí es donde entra en juego una estrategia de salida de mercado.

¿Su empresa necesita una estrategia de salida del mercado?

Posibles estrategias de salida del mercado a considerar

¿Cuáles son tus opciones para una estrategia de salida de su negocio? Echemos un vistazo a las tácticas que podrías considerar:

Oferta pública inicial (OPI)

Una OPI resulta en la venta de un porcentaje de tu empresa en los mercados bursátiles públicos. Se puede recaudar dinero emitiendo deuda o capital a los inversores. Ir a «público» abre muchas puertas financieras a los dueños de negocios.

Desde el auge de Internet, las nuevas empresas a menudo han seguido la ruta de salida a bolsa en un intento por expandir sus negocios y asegurar una financiación importante. En términos simples, una OPI es simplemente el proceso de venta de acciones de tu empresa. Siempre que pueda convencer a los inversores para que compren acciones de tu empresa, puedes recaudar considerables sumas de dinero.

Fusión y adquisición

Este proceso implica fusionarse con una empresa de ideas afines o ser comprado y adquirido por una empresa más grande, convirtiéndose en un brazo adicional para su oferta comercial. 

Las fusiones de empresas pueden ser muy efectivas si la empresa que se fusiona tiene habilidades, experiencia y una libreta de contactos para complementar sus operaciones. Para algunos propietarios de negocios, la fusión es una forma más fácil de aumentar los ingresos que la creación de nuevos productos de forma orgánica.

Una venta directa a otra persona

Puedes simplemente negociar un acuerdo con una persona adecuada para venderle el negocio directamente. Esto no es estrictamente una fusión o adquisición, debido que no sería un proceso de fusión de dos compañías en una sola. 

Esta es potencialmente una de las formas más limpias de salir de tu negocio: obtienes un valor justo para la empresa, los inversores obtienen su parte y puedes seguir adelante, ¡tal vez para comenzar una nueva empresa!

Mantener la compañía, pero confiar en alguien que la gestione por ti.

Puede que no tenga sentido simplemente vender tu negocio; particularmente si está creciendo y prosperando en una industria estable.

Si el negocio proporciona un flujo constante de ingresos, podrías considerar contratar a alguien con las habilidades y la integridad para que lo administre por ti mientras das un paso atrás y simplemente disfrutas de las ganancias, al retener la propiedad mayoritaria.

Liquidación

A veces, incluso los empresarios más exitosos tienen que tomar la decisión de que «ya es suficiente». Una estrategia de salida del mercado que a veces se pasa por alto es simplemente cerrar y liquidar el negocio

Es importante tener en cuenta que, como propietario y administrador, si liquidas un negocio, cualquier producto de los activos debe usarse para pagar a los acreedores primero; y los fondos restantes, si los hay, se comparten por igual entre los accionistas.

La ventaja de la liquidación es que es un descanso limpio: no hay negociaciones involucradas, ni tampoco hay disputas sobre la transferencia de control.

En última instancia, pensando en la forma de planificar tu negocio y ponerlo en marcha, la forma en que crece debe estar adecuadamente aliada con tu estrategia de salida. 

No consideres un plan de salida como una planificación para el fracaso: ¡piensa en ello como una sucesión que planea pasar al siguiente capítulo!

 

#SeguimosEnLínea