Tu negocio jamás fracasará con estos 2 consejos

Un asunto es tener una idea de negocio, lograr atraer clientes de calidad a dicho negocio y mantenerlos.

Sin embargo, al parecer el fracaso ha pasado a ser un ingrediente casi necesario que se ve casi normal, al punto de evitar tomar acciones para reducir las pérdidas a nivel financiero, e incluso se cree que fracasar te brindará una lección útil para el futuro.

No obstante, poco se nos está enseñando a evadir el fracaso, porque después de todo: ¿qué sentido tiene conformar un negocio para luego perderlo? Desde luego que dicha idea suena absurda.

Se nos incita a ver de modo “natural” que antes de ser personas de éxito, debemos fracasar un par de veces.

Pero la idea de fracaso solamente resulta efectiva para quienes incursionan en el desarrollo de software o startup de tecnología, debido que ellos necesitan comprobar si su producto tendrá buenos resultados, antes de producirlo.

Pero esta premisa no tiene que funcionar para las pymes ni dueños de otros negocios.

En nuestro caso, no vemos normal que se vea el fracaso como algo necesario en el proceso del emprendimiento.

Pues, el fracaso, es siempre fracaso, es decir, genera pérdidas, dolor e incluso apena.

Es mejor si en lugar de normalizar el fracaso, se le enseñase a los emprendedores a identificar los problemas antes que sea tarde, y a planificar, en caso que las cosas no resulten como tú las has ideado, pues, al final todo se trata sobre tomar lecciones sobre negocios.

Es necesario formar otro tipo de cultura empresarial en la cual los negocios puedan sobrevivir al tiempo, e incluso puedan convertirse en legado para el resto de la familia, así como una pieza productiva a nivel comunitario.

Tu negocio siempre hacia arriba

Durante varios años, muchos expertos se han consagrado a tratar de comprender qué origina el fracaso en las PYMES, y han contribuido a que logren sobreponerse a las épocas de crisis en sus negocios.

Es importante, conocer qué se debe hacer y cómo se puede reaccionar para evitar los fracasos, especialmente basados en la planificación, para el momento en el cual la situación pudiese presentarse estar preparados.

Por ello, te diré a continuación dos acciones que necesitas ejecutar, para conseguir que tu negocio supere las posibilidades de fracaso.

trabajando

Para que evadas las situaciones de fracasos, debes ser proactivo, y además, ejecutar dos procesos que muchos han olvidado enseñarnos y acá te los contaremos:

Identificar lo que está originando el problema y corregirlo

Muchas veces las causas de los fracasos pueden preverse, sin embargo, muchos dueños hacen como si nada pasara, e ignoran el problema hasta que llegan al fracaso, ello con el fin de tener una falsa calma, hasta que llega verdaderamente la tormenta.

Tú conoces, tu negocio y debes saber cuáles son las áreas que presentan más problemas, por lo cual inmediatamente puedes corregirlo.

Por ejemplo:

  • Si el problema es a nivel financiero, hay que ejecutar cambios.
  • Si el problema es el personal, hay que ejecutar cambios.
  • Si el problema son los proveedores, hay que ejecutar cambios.
  • Si el problema es que tú pensabas que algo funcionaría, pero no da los resultados esperados, entonces hay que ejecutar cambios.

Muchos emprendedores fallan porque deciden accionar demasiado tarde, debido que no logran adaptarse, y piensan: “esperaré y luego decidiré”.

Cuando toman este camino, muchas veces terminan en el fracaso.

negocio exitosos

2. Es importante entender que las cosas no siempre resultan como deseamos, y que para evitar imprevistos es necesario planificar.

Todo negocio, de manera involuntaria, siempre atravesará inconvenientes. Entre las probabilidades de éxito y de fracaso, siempre estarán en el medio los inconvenientes.

Puedes planificar para estar preparado, o puedes “esperar y decidir luego”, la estrategia del fracaso, de esperar para luego tomar decisiones.

¿Qué puedes hacer entonces para evitar que tu negocio tenga fracasos?

La primera opción siempre será PLANIFICAR. Usualmente lo recomendable es tener dos, y hasta tres planes, para minimizar las posibilidades de fracaso:

  1. El negocio soñado
  2. El negocio que puede darse en la realidad
  3. El negocio que logra adaptarse y se sobrepone

Al ser el propietario del negocio, debes saber que los fracasos se pueden evadir y que eso es tu responsabilidad.

Debes contar con una planificación que te permita manejar todos los escenarios y podrás notar que el fracaso no es necesario, sino una opción.

Aunque sea posible sobreponerse a un fracaso, no por eso debes convertirlo en una razón para caer en él.

Al contrario, si es posible evitarlo ¿qué sentido tiene vivir esa desagradable experiencia?

Hazte la pregunta, que puedes evitar para que el fracaso no toque tu puerta. Evítalo en la manera de lo posible.

Identifica las áreas que puedan representar un problema y planificar en base a ello.

#SeguimosEnLínea

By | 2017-05-09T17:53:58+00:00 17 mayo , 2017|Estrategia Empresarial|