Las habilidades básicas en la gestión empresarial

El verbo administrar proviene de la palabra italiana maneggiare que significa manejo (especialmente un caballo), que se deriva de la palabra latina manus que significa mano. En los siglos XVII y XVIII, el significado de la gestión de palabras en inglés evolucionó a partir de la antigua palabra francesa mesnage.

“La gestión es el arte de hacer las cosas a través de las personas”, dice la consultora de gestión Mary Parker Follett. Las personas son quizás el recurso más valioso de un negocio.

Pero hay otros, como recursos financieros, recursos de infraestructura, inventario y tecnología, cuyo uso óptimo es esencial para una gestión empresarial eficaz.

Según Peter Drucker, “los gerentes dan dirección a sus organizaciones, proporcionan liderazgo y deciden cómo usar los recursos de la organización para lograr los objetivos”.

Las habilidades de gestión se clasifican como políticas (utilizadas en la creación de poder y redes de negocios), conceptuales (utilizadas en el análisis de situaciones), diagnósticas (utilizadas para tomar una acción en respuesta a una situación), técnicas (conocimiento de dominio) e interpersonales (habilidades de personas).

El francés Henri Fayol describe la gestión como una composición de cinco funciones, a saber:

  1. planificación,
  2. organización,
  3. mando,
  4. coordinación y
  5. control.

Los textos modernos los han reducido a cuatro (4), que incluyen planificación, organización, liderazgo y control.

Planificación

La planificación implica la identificación de su objetivo comercial y encontrar la manera de alcanzarlo. Implica la estimación de varios costos en los que se incurrirá y la evaluación del tiempo requerido para alcanzar el objetivo comercial. Un plan de negocios debe ser documentado y revisado regularmente. Un plan vale la pena si la consecución del objetivo comercial es factible con los recursos asignados.

Organizando

Implica la asignación de tareas y la asignación de recursos en toda la organización empresarial. Incluye determinar los objetivos principales del negocio y las estrategias para alcanzarlos. Incluye la división de actividades en tareas y la asignación de las tareas a los empleados adecuados y merecedores.

Dominante

Comandante o líder es una habilidad de gestión en sí mismo. Un verdadero líder crea confianza en sus seguidores e infunde un sentimiento de admiración en ellos. Desarrolla en ellos un sentido de compromiso con los negocios.

Un líder influye en otros para seguirlo. Al comprender la necesidad del tiempo, los líderes deben ser flexibles y adaptables al cambio. Deben ayudar a fomentar el desarrollo de flexibilidad y adaptabilidad en los miembros del equipo.

Ser innovador es importante para el crecimiento empresarial. Los líderes deben estar abiertos a nuevas ideas, deben innovar, aportar cambios positivos cuando sea necesario y progresar. El progreso es casi imposible sin innovación.

Un líder no solo debe soñar en grande, sino también proporcionar a sus seguidores un marco para cumplir esos sueños. La innovación incluye imaginación y acción de acuerdo con ella. La delegación es otro aspecto importante de liderazgo.

Se refiere a la asignación de tareas a las personas adecuadas. Implica confiar a los candidatos que lo merecen un trabajo que puedan hacer mejor.

Coordinación

La coordinación implica una comunicación efectiva entre los miembros del equipo y entre los equipos. Es útil en el seguimiento de actividades para el logro de los objetivos. Mary Parker Follett, una trabajadora social estadounidense y consultora de administración, dice que la coordinación es el “Más valor del grupo”.

Es decir, un grupo bien coordinado puede lograr más. La coordinación implica integrar y sincronizar los esfuerzos de los miembros del equipo hacia el cumplimiento de un objetivo común. Es crucial para tomar decisiones sobre las líneas de acción futuras.

Controlar

El control se refiere a establecer estándares, garantizar que el rendimiento cumpla con los estándares establecidos y tomar medidas correctivas cuando sea necesario. Tomar una acción correctiva necesita un análisis previo de las causas del déficit de rendimiento.

El control se implementa mejor en la forma de orientación capaz dada a los empleados por su gerente. Las evaluaciones son necesarias para rastrear el desempeño de los empleados y las empresas.

La coordinación y el control son importantes para el éxito de una empresa. El negocio es ‘ocupado-ness’. En palabras simples, se refiere al acto de estar ocupado en el trabajo productivo.

La gestión es el proceso de medición de la cantidad de trabajo que se realiza. También implica evaluar la calidad del trabajo y la productividad.

Las habilidades de gestión empresarial no pueden limitarse a la definición de un teórico de la gestión. La definición de administración ha evolucionado con el tiempo y el papel de un gerente comercial ya no se limita a la planificación del trabajo y la supervisión de su ejecución.

Teniendo en cuenta la competencia y las tendencias cambiantes del mercado, un gerente de negocios debe ser un pensador y comunicador. Él necesita tener una comprensión profunda de su negocio y sus recursos. Aquí, vemos estas y otras habilidades que hacen un buen gerente de negocios.

Pensamiento dirigido

En pocas palabras, se refiere a pensar hacia un objetivo específico. La capacidad del pensamiento dirigido es crucial para desarrollar una idea de negocio, debido que implica un pensamiento lógico y determinado para alcanzar un objetivo en particular.

Es una parte importante de la resolución de problemas y puede estar bajo las habilidades de gestión empresarial tanto conceptuales como de diagnóstico.

Eficacia

Una cualidad más que debe poseer un gerente calificado es la voluntad de trabajar eficazmente para alcanzar su objetivo comercial. El gurú de la administración Peter Drucker hizo una distinción entre ‘eficiente’ y ‘eficaz’. Según él, realizar una actividad rápida y económicamente se refiere a ser eficiente, mientras que hacer lo correcto en el momento correcto, con eficiencia, se refiere a la efectividad.

Las buenas habilidades de gestión empresarial te conducen a los objetivos correctos. Por otro lado, hacer las cosas mal o hacer las cosas en la dirección incorrecta es una pérdida de tiempo y recursos. En otras palabras, es el ejercicio de la eficiencia en vano.

Un líder debe saber cómo priorizar las actividades comerciales. Debería ser capaz de comprender qué es importante para el negocio y diferenciarlo de lo que es urgente.

Conocimiento de Fortalezas y Oportunidades

La gestión empresarial efectiva requiere un conocimiento completo de las fortalezas y oportunidades de crecimiento de una empresa. Conocer las fortalezas requiere una comprensión de la disponibilidad y el potencial de los recursos comerciales.

Una comprensión completa del negocio y la competencia puede ayudar al gerente a comprender las perspectivas de su negocio.

Conocimiento de Debilidades y Amenazas

Como líder, uno debe ser capaz de entender las debilidades de su organización y tratar de mejorarlas. Un gerente debe ser capaz de identificar las amenazas a su negocio y luchar contra ellas de manera efectiva. Debe tener la habilidad para soportar cada contratiempo y aprender de los errores o malas decisiones.

Las estrategias de desarrollo de negocios exitosas utilizadas por otros pueden ayudar al gerente de negocios a diseñar las suyas propias. Aquí es donde la habilidad de “experimentar” entra en escena. La experimentación debe ir acompañada del juicio correcto de acciones y resultados.

La gestión empresarial incluye la gestión de todos los recursos empresariales / organizacionales. Y eso incluye la administración de dinero, tiempo y personas. La priorización adecuada y la programación de tareas para uno mismo y para el equipo es un componente importante de la gestión empresarial.

La administración de dinero es esencial para administrar un negocio. Las actividades de compra, venta y fijación de precios deben hacerse con habilidad. La gestión empresarial no es un juego de niños. Incluye todo, desde la planificación, la supervisión hasta el vocero de su empresa.

Habilidades de las personas

Un gerente de negocios necesita poseer habilidades de personas para una gestión efectiva de los recursos humanos. Un gerente debería ser capaz de sacar lo mejor de su equipo. Las personas difíciles, aquellas con opiniones rígidas y aquellas que no se adaptan al cambio, deben ser tratadas.

La identificación de los errores seguida de las instrucciones de mejora debe provenir de un gerente.

Él necesita absorber en la mente de los demás que la mejora es un proceso continuo y es esencial para el crecimiento. Un gerente debe aprovechar cada oportunidad para apreciar los esfuerzos de los miembros de su equipo y celebrar los éxitos del equipo.

Esto los alienta a trabajar al máximo de sus capacidades. Un gerente debe tener la capacidad de mantener el espíritu alto del equipo y mantener a la gente motivada. A la psicología humana le gusta hacerse notar por el trabajo de uno.

Eso’ No es antinatural que alguien espere reconocimiento por su trabajo. Una de las habilidades más importantes de administración de negocios es poder alentar a los miembros de su equipo, extraer el trabajo de ellos y apreciarlos por ello.

Accesibilidad

Otra habilidad gerencial es crear y mantener una atmósfera abierta en el equipo. Los miembros del equipo deben sentirse libres de expresar sus inquietudes y siempre estar seguros de que se escuchan sus inquietudes. Debe haber una jerarquía adecuada para la comunicación dentro de la organización.

Es una buena práctica asignar empleados relativamente experimentados como amigos para aquellos recién unidos, de modo que los nuevos reclutas no se sientan desconocidos. De esta forma, todos en la organización tienen un punto de contacto.

Habilidades de comunicación

Comunicarse de una manera que todos entiendan es una habilidad que un gerente debería tener. Eso es esencial para el trabajo en equipo y, por lo tanto, para la gestión empresarial. En palabras de Henry Ford: “Reunirse es un comienzo.Mantenernos unidos es progreso. Trabajar juntos es el éxito”.

Esto es lo que significa el trabajo en equipo. Desarrollar un espíritu de equipo y mantenerlo a pesar de las dificultades de un negocio es, de hecho, una habilidad de gestión. Mantener a la gente unida necesita un gerente para ser un buen comunicador.

Poder transmitir las propias ideas a las personas y obtener un buen trabajo de ellas es una habilidad. La comunicación debe ser efectiva. Un gerente de negocios necesita ejercitar sus habilidades de comunicación, no solo cuando interactúa con el equipo, sino también cuando se comunica con agencias externas; por ejemplo, durante las negociaciones comerciales o al abordar problemas con los clientes.

Previsión

Es importante en la gestión empresarial. Un gerente de negocios debe ser capaz de detectar los problemas con anticipación. Él tiene que estar preparado para ello y planificar el trabajo y diseñar estrategias en consecuencia.

La previsión ayuda a un gerente a evaluar las necesidades futuras del negocio e identificar los campos emergentes para la diversificación.

Un excelente ejemplo de un desarrollador de negocios con visión de futuro fue Steve Jobs. “No se puede simplemente preguntar a los clientes qué es lo que quieren y luego tratar de dárselos. Para cuando lo consigan, querrán algo nuevo”, dijo.

Creía en anticiparse a las necesidades de los clientes con anticipación para poder ofrecerles productos que comenzarían a querer.

La administración se trata de tomar las decisiones correctas en el momento correcto y lograr que las personas adecuadas las implementen.

La gestión empresarial efectiva requiere que un gerente tenga ciertas habilidades básicas como las que se mencionan arriba.

Y una cosa muy importante, aunque no tan común, que necesita tener es sentido común.

#SeguimosEnLínea

Por |2018-04-28T15:31:40+00:0028 abril , 2018|Estrategia Empresarial|
LinkedIn
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
Whatsapp
RSS
Follow by Email