No importa si es usted un gran o pequeño empresario el lograr crear un producto y posicionarlo en el mercado se trata de una combinación de factores entre oportunidad y preparación, y por difícil que parezca lo primero es lo más sencillo, ya que lograr mantenerse durante el pasar del tiempo y no fallecer en el intento es lo más complicado.

Todo producto tiene un ciclo de vida que comprende las siguientes etapas:

  •  Introducción
  • Crecimiento
  • Madurez
  • Declive

Un grupo de productos dentro de una industria responde también a esas mismas etapas. En primera instancia debemos conocer con exactitud la etapa en la que podemos ubicarlo para saber el tipo de tratamiento se le dará dentro del mercado y por supuesto si vale la pena o no invertir en él.

Para ello existe una herramienta de planificación estratégica que se creó en los años 70, que muy bien se sigue aplicando hasta hoy día que es la Matriz BCG.

¿Qué es la Matriz BCG?

Es un método creado en base a cuatro cuadrantes en el cual se pueden ubicar los productos o UEN en base a su ciclo de vida dentro del mercado.  Cada uno de esos cuadrantes está denominado de la siguiente forma:

Estrellas:

Son esos productos que tienen mayor crecimiento y están en su apogeo, tienen buenas ventas, son las “pop stars” del momento, los más solicitados y los que mayores dividendos dan en un tiempo determinado.   El problema de ellos es como toda estrella pop tienen su periodo de euforia el cual eventualmente baja y puede mantenerse no con la misma fama, pero sigue vendiendo o desaparece del todo. Necesitan inyecciones de inversión para mantenerse en el mercado.

Vacas:

O también llamado “Vacas Lecheras”, son aquellos que en algún momento fueron interrogación o estrellas y si bien es cierto ya no son los más buscados, de alguna manera llegaron para quedarse y a pesar de los años siguen siendo rentables por que venden siempre.

Perros:

Son productos que están en su última fase de vida. Eventualmente terminarán desapareciendo del mercado y se reconocen fácilmente por sus bajas ventas y poca participación en el mercado.

Interrogantes:

Generalmente son productos innovadores, que podrían crecer rápidamente, pero a su vez generan cierta incertidumbre, tal como paso con los primeros celulares que salieron al mercado, no existía un punto de comparación y menos podríamos imaginar que en menos de una década se convirtiera en un aparato de primera necesidad, también está el caso de los que se convierten en perro, por ello son interrogantes.

Sólo resta de usted el posicionar el producto de acuerdo a su ciclo de vida y puede decidir fácilmente si vale la pena o no invertir en este momento.

Matriz BCG

Matías Riquelme

Web: Matriz BCG

APROBADO