La Competencia, ¿Oportunidad o Amenaza?

La competencia puede reforzarte o destrozarte, según la visión que tengas de ella.

 Capítulo 1.- Pongámonos en situación

En los tiempos que corren, hay mucha gente que ha cambiado de profesión; o simplemente ha dado un rumbo distinto a la que ya tiene y ha optado por tomar su sitio, formarse, y dedicarse profesionalmente a aquello que sabe hacer bien.

Pero siempre hay que tener en cuenta, que por muy buenos que seamos en algo; siempre hay alguien, en alguna parte, que es mejor que nosotros.

En la vida siempre hemos tenido situaciones en las que creíamos tenerlo todo controlado. Y al final, en algún momento, la cosa se torció y alguien se nos adelantó; o simplemente lo hizo mejor que nosotros.

No contábamos con la competencia, o la subestimamos; o no gestionamos bien la información que teníamos, y eso nos hizo reaccionar tarde, mal, y nos dejó sin opciones.

Todo esto lo podemos trasladar a cualquier cosa que hacemos a diario. No hace falta que sea un negocio; cuando salimos por la noche, cuando nos formamos o cuando vamos a una entrevista de trabajo.

Hay miles de situaciones en las que tenemos que sacar lo mejor de nosotros mismos; porque sabemos que tenemos que competir con muchos factores que nos rodean, y que pueden ser determinantes para dejarnos dentro, o fuera de la ecuación.

Buena o mala, leal o desleal, al final es competencia.

La mejor forma de trabajar con la competencia es aceptarla; y darle la bienvenida con un fuerte abrazo.

De lo contrario, se convierte en ese problema cuya solución siempre está en el tejado de un tercero, y cada vez es más difícil de combatir.

En el 90% de los casos, la mejor arma para convivir con tu competencia es siempre la creatividad. Con ella la motivación vence al miedo, y las cosas se gestionan de otra forma.

En los últimos años, los hábitos de consumo han cambiado mucho; y la tendencia es que el usuario sea el que ponga las normas del mercado, y en este sentido tengo que decir, que ¡¡YA ERA HORA!!

Cuando hay competencia, hay muchas opciones y entonces crece el número de usuarios que accede a ciertas cosas que antes era imposible; por lo que los nichos de mercado crecen y la oferta se multiplica. Y a su vez, la demanda crece; pero de forma muy personalizada con aspectos muy concretos.

corriendo

Capítulo 2.- El discurso fácil.

Me encuentro siempre muchas cosas cuando llego a ver al cliente, y de las más comunes es ver que muchas empresas recurren al discurso fácil de criticar a su competencia. Esta práctica, aparte de arcaica, carece totalmente de efectividad.

“El error de muchas empresas no es equivocarse, es no reconocerlo”

Me refiero a eso que tanto hemos escuchado de que la competencia: haciendo lo que hace pierde dinero, o hace las cosas de forma turbia, etc.

Discursos comunes entre los que piensan que la única manera de ser líderes de su mercado es estar completamente solos en él.

“La competencia es ese despertador que por mucho que lo golpees, nunca se calla”

Puedes mirarlo desde el punto de vista de que te está fastidiando y no te deja dormir;, o puedes verlo como que te está diciendo que nace un nuevo día lleno de oportunidades, ¡DESPIERTA!

Por eso, la mejor manera de sacar partido a la competencia, no es otra cosa que aceptarla; y escuchar todas las cosas que te dice.

Cuando basas tus argumentos en compararte con tu competencia, o necesitas hablar de ella para posicionarte en un mercado, es porque no tienes valor suficiente por ti mismo para convencer a tu cliente de que tú eres su mejor opción.

Es siempre tu cliente el que te posiciona, el que te compara, o el que compara a otros contigo; y eso lo hace por la reputación y notoriedad que adquieres a lo largo del tiempo con las cosas que haces.

Si trabajas este aspecto tendrás mucho de ventaja con tus competidores.

competencia

 

Capítulo 3.- Cuando lo tenemos claro.

Si tuviéramos un restaurante en una calle donde no hubiera restaurantes, pensaríamos que es algo bueno porque no tenemos competencia. Eso es lo común.

Pero si en esa misma calle abrieran 30 restaurantes más, podrían pasar dos cosas; una, que tu competencia te diría si tu oferta es buena; y otra, que verías si tus clientes siguen teniéndote como opción, si vienen más, o por el contrario te quedas sin ellos.

Descubrirás que hay clientela distinta a la de antes. Qué habrá muchas cosas de tu carta que antes no funcionaba bien y ahora sí. Descubrirás lo que hace tu competencia para captar negocio y clientes, y todo eso te sirve para saber en lo que puedes diferenciarte, y cuál es tu valor como marca.

Si tienes esto claro, y usas toda esta información para mejorar lo que ya tienes: bienvenida sea tu competencia.

Mejorarán tus procesos, tu comunicación, tu servicio al cliente; trabajarás la fidelización, la captación; y te obligarán a hacer una carta con una oferta acorde al cliente que quieras captar.

Si además consigues tener buena relación con ella, tienes muchas posibilidades de éxito. Ya que, aunque competidores, tenéis un objetivo común; y eso se gestiona mucho mejor con una unión que con una guerra.

En los últimos tiempos, ha salido un duro competidor para muchos tipos de negocios, que surge de atender un nicho de mercado que estaba hablando hacía tiempo y que no estaba siendo escuchado hasta ahora.

Me refiero a la “Economía Colaborativa”.

Este tipo de negocio da respuesta a esas voces que decían que no podían pagar 10, pero 5 sí. Y donde antes nadie creía que se pudiera, en mucha parte porque los mercados en los que está bien implantada este tipo de negocio están sobre regulados y con unos costes muy altos; ahora hay muchos millones de personas que lo usan a diario y el número sigue creciendo. Es difícil despreciar este mercado.

Este tipo de economía, lo que está consiguiendo no es otra cosa que los más afectados, como son aquellos negocios que están regulados y parten con desventaja, se reciclen; mejoren sus propuestas, evolucionen y se transformen de forma natural para que los usuarios los contemplan como opción.

advantages

Capítulo 4.- Hacer caso a las señales.

“Cuando está de moda, ya es demasiado tarde”

Siempre tendemos a esperar a que otro haga las cosas para ver qué tal le funciona; y entonces es cuando empezamos a hacer algo para competir con un nuevo modelo de negocio o una estrategia.

Yo siempre digo, que cuando eres tú el que pones en marcha algo el primero, tienes la desventaja de que no sabes el resultado que va a tener y el coste de esa inversión que haces siempre es alto.

Pero por otro lado, también te da una información valiosa; porque sabes dónde están los problemas antes que nadie, dónde están las áreas de mejora, donde tienes que trabajar y donde estás haciendo las cosas bien, y eso al final se nota en el resultado. Porque cuando lo pones en marcha, el que quiera tiene que pasar por las fases que has pasado tú; y eso te da una ventaja enorme. Tú ya estás funcionando.

Trabajar siempre desde la innovación es lo que hace que la reputación suba; y eso al final es hacer marca. Trabajar pensando en que lo más importante es el cliente, te abrirá las puertas a nuevos servicios. Como ejemplo os puedo poner al primero que se le ocurrió llevar las pizzas a casa, mientras los demás obligaban a tomarlas en el restaurante.

Ahora lo que se está poniendo de moda no es abrir un restaurante; sino llevar al cocinero y al servicio a casa para reunirte con amigos, o tener una cena en familia.

Si quieres saber cuál es tu nivel de competencia dentro de un mercado, solo tienes que saber con quién te comparan; y entonces te darás cuenta en puesto de la tabla estás, si es ahí donde quieres estar; y qué tienes que hacer para acercarte al modelo que tienes como referencia.

Conclusiones

Que la competencia siempre es buena; dale un abrazo cuando llegue y aprende a escuchar todo lo que te dice.

Nunca hables mal de tu competencia; tú tienes que ser lo suficientemente interesante por ti mismo como para no tener que hacerlo.

Llévate bien con ella, seguro que juntos sumáis más que por separado; y al final, sois necesarios el uno para el otro.

Anticípate a tu competencia. Si eres el espejo en el que se miran todos, al final eres el referente, y eso se nota en las ventas.

Atiende a las señales y no subestimes lo que pueda llegar; lo mejor es aceptarlo y prepararse para que no te deje fuera de juego.

Hay clientes para todo, y al final ellos son los que pagan las facturas al final de mes.

Gracias si has llegado hasta aquí, y gracias Adriana por dejarme escribir en tu Blog.

José Antonio Uceda

Invitado de Honor de la Semana

Palabras de Nana

Jose Antonio Uceda

Hace un año que se formó “La Manada” 🐈, donde un grupo de 22 grandes amigos y profesionales se unieron con un fin.

A raíz de este proyecto, conocí a un guapo y muy simpático Cordobés, que con el día a día en el mundo digital nos fuimos haciendo muy amigos, y hace hace unos meses atrás nos pudimos conocer en persona en Madrid.

Desde entonces, la amistad se fortaleció mucho más; con MI INVITADO DE HONOR DE LA SEMANA por su integridad, su fortaleza, su actitud, su templanza me siento muy privilegiada de contar con su amistad.

Como profesional, admiro muchísimo a José Antonio por su objetividad, su claridad, su planificación, compromiso y pasión lo que realmente es un honor aprender junto a él.

Muchas gracias gran amigo, por aceptar mi invitación a mi casa 🏡

TQM ❤️
Nana