Estar en Canarias es un privilegio (y eso todos los saben), pero por lo mismo que estoy lejos de la península me es difícil poder conocer todas las bellezas que España nos regala. Pero el privilegio de contar con embajadores de sus ciudades natales que logran por medio de escritos que llegan al alma, fotos que logran introducirnos en ellas y sentir el aire que cuela, escuchar los pájaros, oír el agua de los riachuelos, tocar las frutas de los árboles, oler la variedad de flor que hay; solo se puede lograr gracias al arte y pasión que MI INVITADO DE HONOR DE LA SEMANA hace que día a día podamos cada día enamorarnos mas de la hermosa Granada.

Es sin duda para mi, por excelencia el mejor embajador de GRANADA, pero no sólo se queda ahí, para mi es un verdadero artista tanto en la fotografía como en la habilidad de hacernos inmersos de sus relatos logrando hacernos sentir alegrías, tristezas, añoranzas, emociones que solo un poeta como él puedo lograrlo; si estoy refiriéndome a mi gran amigo José Luis López Recio sabe hacerlo.

Que además puedo decirles que con todo el privilegio es un amigo con todas las letras, es un ser humano sensible, detallista, apasionado, enamorado de la vida, de su familia, de su GRANADA. Estoy muy orgullosa de ser su amiga, un honor de contar con la de él y más aún poder ser una pequeñita parte de ver como su sueño se materializó.

Hoy mi casa es de él, y sin más preámbulos los dejo en muy buenas manos…

joseluis

JOSÉ LUIS LÓPEZ RECIO

Para comenzar quiero agradecer a Magenta IG y más en concreto a mi amiga Adriana, la posibilidad que nos brinda de dar a conocer nuestro sueño.

Dreaming Granada es la recreación de un sueño conjunto de dos amigos que tienen en común su amor por Granada, inquietud por cualquier tema relacionado con la cultura y la creatividad y un concepto de la vida que pasa por encontrar la felicidad a través del crecimiento personal y la lucha por sus sueños.

El germen de Dreaming Granada

A pesar de que nuestro camino por la vida ha sido muy diferente, los puntos en común son tan fuertes como para poder basar en ellos un proyecto como Dreaming Granada. Hace algo más de un año quedamos a tomar algo y comenzamos a caminar por el centro de Granada; por el camino charlamos sobre la vida, sobre lo que hacíamos y lo que deseábamos; nos cruzábamos con gente de lo más variado: desde el señor empresario, vestido de traje y corbata y que caminaba a toda prisa con cara de enfado; hasta el bohemio, que sentado en el suelo y con la espalda apoyada en la fachada de algún edificio antiguo, intentaba ganarse la vida con un saxofón. El segundo ofrecía un rostro relajado y feliz: sobre este dato y alguno más conversamos durante horas, hasta que nuestros pasos nos condujeron al Mirador de San Nicolás —tal vez el lugar más visitado de Granada por ofrecer una inmejorable vista de la Alhambra—.

Además de hablar entre nosotros, pudimos hacer algo que sólo se puede hacer con la gente con la que se tiene una gran confianza: guardar silencio y empaparnos del ambiente que allí reinaba mientras el sol comenzaba a esconderse y sus rayos llenaban de tonos cobrizos el ambiente. Se trata de momentos mágicos que requieren de calma y silencio para ser vividos; de cierta sensibilidad ante los estímulos que la vida nos pone por delante. En ese instante, mientras escuchábamos a unos gitanos cantar flamenco y un inglés discutía de fútbol con un italiano, surgió la idea de emprender un negocio relacionado con Granada y con esas emociones que percibimos.

Un breve interludio nos sirvió para reflexionar

A los pocos días, quiso el destino que él tuviera que ir a vivir a otra ciudad por cuestiones laborales y yo comencé a trabajar como director de comunicación de una empresa relacionada con el sector turístico. De ese modo quedó aplazado lo poco que ya teníamos pensado, pero no significó el fin; muy al contrario, a mí me sirvió para aprender mucho sobre cómo funciona el turismo en esta ciudad; cuáles eran las tendencias y más que nada, para saber qué me gustaba y qué no de entre las mismas. Descubrí que en los último años se había implantado un modo de hacer negocio con el turismo que no beneficia a la imagen de la ciudad; un turismo en el que la única excelencia que se busca es la del menor precio y que mostraba imágenes de Granada llenas de mal gusto; y lo que es peor, en el que carecen por completo de importancia la cultura y las sensaciones. Son actividades que se realizan en Granada como podrían hacerlo en cualquier otra ciudad del mundo, con lo que el factor diferenciador y así como la posibilidad de poner en valor la marca Granada.

Durante este periodo nos mandamos algunos mensajes con ideas, pero cada vez con menor frecuencia, dado que ambos estábamos metidos de lleno en nuestros respectivos trabajos. Por mi parte, comencé a conocer a gente valiosa y muy interesante del sector, a la que sin muchos reparos llamaba alguna vez para hacerles preguntas y de ese modo profundizar más en el conocimiento del sector, y que de modo muy generoso se abrían a conversar sobre el tema, a los que siempre estaré muy agradecido y con los que mantengo una buena relación.

Granada2

El sueño sigue vivo

Un año después de aquel paseo que nos condujo hasta el mirador de San Nicolás, recibí una llamada de este amigo, que volvía a encontrarse en Granada, para entonces yo llevaba unos meses sin trabajo. Quedamos para vernos y él, que es sin duda mucho más decidido que yo, me propuso retomar aquel proyecto que no tenía ni forma ni nombre. La tarde pasó entre reflexiones y propuestas, casi a modo de brainstorming, recuerdo que se trataba de un viernes. El domingo me llamó por la mañana y quedamos para dar un paseo. Recuerdo que quedamos en Plaza Nueva. Caminamos junto al río Darro hasta llegar al Paseo de los Tristes y propuso encaminar nuestros pasos hasta el Camino de la Fuente del Avellano, que estaba recién arreglado y que conduce a la fuente donde Ángel Ganivet organizara la afamada tertulia a la que da nombre la fuente. Dado que había mucho sobre lo que hablar y que ninguno de los dos quería ser el que dijera de regresar para descansar —por eso de ser el más machito—, seguimos por una vereda cada vez más estrecha hasta que encontramos una cancela que nos lo impidió. En lugar de volver sobre nuestros pasos, decidimos subir el monte y de ese modo llegamos hasta más arriba del Llano de la Perdiz, volvimos a bajar algo para caminar junto a la Acequia Real, que es la que abastece de agua a la Alhambra. Al llegar al Mirador de la Silla del Moro, recuerdo que hice alguna fotografía con el móvil. Nos sentamos un rato hasta que notamos algo más descansadas las piernas y bajamos hacia la Alhambra. Ya en su bosque, paramos a beber agua junto a la estatua de Ganivet, nos sentamos en un banco y seguimos la charla. Para cuando bajamos por la Cuesta de Gomérez teníamos algunas ideas claras sobre nuestro proyecto:

  1. Se llamaría Dreaming Granda, pues está relacionado con Granada, con sueños e implica la acción necesaria para conseguirlos.
  2. Que estaría relacionado con un turismo que busca la excelencia,  de gusto refinado y que busca algo más cuando viaja.
  3. Que tendría mucho que ver con el crecimiento personal a través de la cultura y la creatividad.

De ese modo comenzamos nuestro camino. Teníamos el nombre y nos faltaba la imagen. Tras la realización de unos bocetos en los que quedó claro que debíamos huir de la clásica granada y de los típicos tópicos, optamos con la ayuda de alguien muy cercano por una estrella propia de la taracea granadina; algo que hablaba de Granada, pero con un trazo sencillo que a su vez lo hacía de creatividad y de sueños.

Nacen las Redes Sociales de Dreaming Granada

Con nombre e imagen corporativa, abrimos cuentas para Dreaming Granada en Twitter, Google+ y Pinterest, con la idea de hacerlas crecer poco a poco mientras desarrollamos el proyecto. Éramos conscientes de que en este medio la imagen es primordial y cada día buscábamos las mejores fotografías de Granada para compartirlas en nuestras redes.  El crecimiento desde un inicio superó nuestras expectativas y decidimos abrir cuenta en Instagram. Dado que no teníamos de muchas imágenes propias de alta calidad, teníamos un dilema, pues no parecía muy ético compartir una imagen de un autor que te la ha prestado dentro de otra red social, ya que pocos tienen cuenta en Instagram. Existía la posibilidad de acudir a los bancos de imágenes, pero eso habría hecho de la cuenta de Dreaming Granada algo muy vulgar y poco reconocible y queríamos que se viera como algo único. Con la ayuda de un amigo, moderador de algunas de las más prestigiosas cuentas de mencionados, tomé la decisión de hacer una de esas cuentas para Dreaming Granada. De ese modo conseguía varios objetivos:

  1. Difusión de la marca, pues las personas que deseen ser premiadas han de seguir a la cuenta de Dreaming Granada y usar en sus publicaciones el hashtag #DreamingGranada.

Colocar el logo de Dreaming Granada como distintivo de calidad en las fotografías seleccionadas, con lo que se consigue, además de reforzar la imagen de la marca, hacer que esta sea vista como distintivo de excelencia.

Logo DG

  1. Debido que las publicaciones en Instagram son compartidas en nuestras cuentas de Twitter @DreamingGranada y son vistas en nuestra FanPage de Facebook Dreaming Granada a través de su aplicación, se consigue relacionar todas las cuentas en redes sociales de la marca Dreaming Granada, con lo que unas ayudan al crecimiento de las otras.

El proyecto se completa con nuestra web

Hace unos días ha nacido nuestra web www.dreaminggranada.com en la misma se distinguen con facilidad las tres bases de nuestro negocio:

  • Dreaming Imagina – Apartado en el que invitamos a la gente a soñar, a cumplir sus deseos y a hacerlo del modo que ellos deseen. Les pedimos que nos propongan aquello que se les ocurra hacer solos, con su familia, amigos, compañeros de trabajo, etc, en Granada;  y nosotros buscaremos el modo de hacerlo realidad.
  • Dreaming Sueños – Apartado en el que Dreaming Granada ofrece algunas propuestas de rutas temáticas a realizar y que no dejará de crecer.
  • Dreaming Eventos – Apartado en el que exponemos los eventos que organizamos, siempre relacionados con el crecimiento personal y la consecución de nuestros sueños. Para comenzar hemos organizado uno sobre fotografía, para el que nos hemos puesto en contacto con José María Mellado, conocido como el padre de la fotografía digital en España, que impartirá dos Master Class de tres horas cada una en un palacio del siglo XV; habrá visitas guiadas por la ciudad; cenas en lugares exclusivos y la se participará en un concurso con un primer premio de 1000€ y dos accésit de 350€.

Soñamos aquello que deseamos y nuestra mente cree que no podrá experimentar; en DREAMING GRANADA te ayudamos a cumplir tus SUEÑOS y a vivir despierto grandes momentos de felicidad.

Os invitamos a todos a uniros a este bonito sueño que tiene un comienzo, que acabo de compartir con vosotros y cuyo camino queremos compartir con todos los soñadores  que se atrevan a dar el paso de intentar hacer realidad aquello que sueñan.

Granada3

Díganme si después de leer todo éste maravilloso post que nos relata José Luis (mi poeta como yo le llamo) no provoca correr al aeropuerto y tomar el primer vuelo a conocer la hermosa GRANADA. Yo si te digo algo, de este 2016 no se termina sin que yo vaya a visitar a esa hermosa ciudad y pasear junto con mi amigo que tenemos unas largas charlas pendientes.

dreaming

José recuerda esta siempre será tu casa para ti y para #DreamingGranada, y no olvides que tienes a tu disposición la sección “Mi Mundo y Yo” para regalarnos mas relatos sobre ti y tus habilidades como escritor. Es un don digno de compartir con el mundo.

Espero que lo hayas disfrutado tanto como yo… y recuerda!!!

APROBADO