¿Cómo ofrecer una buena atención al cliente sin pasarse de la raya?

Siendo realistas, a todos nos encanta que nos traten como reyes cuando vamos a adquirir algún producto o servicio.

Al fin y al cabo estamos eligiendo cierta empresa cuando pudiéramos irnos a otra que nos ofrezca los mismos -o mucho mejores- beneficios, por lo que es su deber apreciarnos como clientes.

Muchas empresas entienden esto, y les ofrecen a sus clientes experiencias que van mucho más allá de elegir una prenda de ropa o degustar una deliciosa cena.

Estos lugares son los que están claros de que la fidelización al cliente, es uno de los pilares del éxito en una empresa, debido que de nada vale atraer nuevos clientes cada vez si no van a ser asiduos.

En Gananci puedes ver cómo crear clientes leales que van a volver a ti una y otra vez.

Sin embargo, hay otros que llevan esta atención al cliente tan allá que raya en lo ridículo, y puede que ya no sea culpa de la organización en sí, sino de las maneras en como son aplicados los principios.

Por eso hay que estar muy alerta y supervisando a los ejecutantes, para evitar en lo posible estos errores que pueden surgir de la mala práctica de una estrategia de atención al cliente.

Errores frecuentes al ofrecer un servicio de atención al cliente

Falta de naturalidad

Es muy común que entre la buena atención al cliente siempre destaque el “ten una sonrisa en la cara” y es cierto, preferimos que nos atienda alguien que está de buen humor y a quien le dé gusto hacerlo, que alguien que tenga cara de pocos amigos.

El problema empieza cuando ya esas sonrisas del personal son forzadas en vez de genuinas, y terminan teniendo una mueca que parece la sonrisa de Willy Wonka en la cara, o dando halagos que desde todo punto de vista son falsos y/o genéricos.

Sonrisa falsa

Para lograr esto, es importante que el ambiente de trabajo sea óptimo a fin de que los trabajadores de verdad se sientan complacidos de estar ahí y no deban fingirlo.

La persecución

Algo excelente cuando vas a una tienda a comprar, es que haya personas que estén dispuestas a ayudarte a encontrar lo que deseas, a responder tus dudas, inquietudes, entre otras cosas.

Por supuesto, esto se convierte ya en una pesadilla cuando estás tratando de elegir y tienes a uno de los empleados detrás de ti, prácticamente persiguiéndote por todo el recinto.

Persecución a los clientes

Esto es algo que a mí me ha pasado mucho y me parece que es algo que debe ser evitado a toda costa, es importante que exista un equilibrio en el cual los clientes se sientan apoyados.

Porque existe cerca alguien a quien pueda acudir y a la vez, que nadie me está presionando para que haga la compra. ¿Te ha pasado esto?.

No tomarse el tiempo

Otra de los problemas que pueden ocurrir cuando no se tiene clara la ejecución de las políticas de atención al cliente, es llevar muy allá el tema de la rapidez.

Claro que es grato que nos atiendan de manera eficiente y al momento, pero a veces, cuando se exagera en la aceleración, los empleados pueden terminar dedicándole muy poco tiempo a los clientes, lo que se traduciría en una experiencia totalmente contraria a la deseada.

acosar a un cliente

A las personas nos gusta sentirnos importantes, por lo que una atención pobre, donde el otro está actuando automáticamente sin tomarse el tiempo necesario, no se encuentra entre nuestra lista de cosas preferidas.

Lo ideal es que pueda haber esa rapidez, sin necesidad de quitarle tiempo de calidad a cada uno de nuestros clientes, no es algo sencillo, pero definitivamente algo que sí agradecerán aquellos que nos frecuentan.

Recuerda siempre, el equilibrio será la base para que nuestros clientes se sientan a gusto.

Quizá por errores cometidos en la atención o en otros aspectos, pasó que perdiste clientes en tu negocio, si es así, mira cómo recuperar clientes perdidos para que puedas empezar a reivindicar y poner en práctica los nuevos conocimientos adquiridos.

#SeguimosEnLínea

 

 

By | 2017-10-12T14:28:14+00:00 16 octubre , 2017|Experiencia del Cliente|

Leave A Comment