Cuando la gente que nos rodea (y si son amigos más) después de trabajar duro a lo largo de su vida, y poder disfrutar con ellos de sus logros (como diría la publicidad)… NO TIENE PRECIO!!!! Pues eso me pasa hoy. MI INVITADA DE HONOR DE LA SEMANA, es una venezolana brillante, carismática, inteligente, persuasiva, líder nata, dulce, cariñosa y una amiga sin igual está por lograr uno de sus sueños… publicar su primer libro. Los que han logrado una meta como ésta sabrán lo que se siente, hoy tengo el honor de que aceptara mi invitación y nos compartiera una palabras. Espero que lo disfrutes tanto como yo… te dejo en muy buenas manos con Laudy Sarli

Laudy Sarli

«La gente viaja para maravillarse ante las cumbres de las montañas, ante las olas enormes de los mares, ante los grandes cauces de los ríos, ante la vasta extensión del océano, ante el movimiento circular de los astros, y pasan ante ellos mismos sin maravillarse»

 San Agustín

Cuento 11: de las acciones inspiradas

Se preguntarán qué es una acción inspirada. Para mí, es aquella que sabemos que tenemos que hacer: no sabemos cómo, no sabemos por qué, simplemente sabemos que es algo que tenemos que hacer, algo que nos trasciende. Creo en una fuerza superior a todos nosotros, llámese Dios, Luz, Creador, Universo (pónganle el nombre que quieran) y creo que esa fuerza forma parte importante de ese algo que nos trasciende. Cada mañana, cuando abro los ojos y agradezco la oportunidad de vivir un nuevo día, le entrego mis manos a esa fuerza para que desde allí se ejecuten acciones inspiradas que puedan apoyar a otros a alcanzar su potencial.

Todos en algún momento hemos sido partícipes de acciones inspiradas: hablar con una persona desconocida que luego terminó siendo importante en nuestra vida, no montarnos en un carro que luego tuvo un accidente, llamar a un conocido con el que no tenemos mucho contacto para que termine diciéndonos que justamente está requiriendo a alguien que presta nuestros servicios, sentir que tenemos que ir a un sitio y luego allí recibir una sorpresa fascinante… Son miles las acciones inspiradas que se pueden presentar en el planeta en un día, pero yo vengo hoy a hablar de una que me ocurrió a mí recientemente.

Como parte de mi trabajo, diseño y facilito talleres. Un día se me ocurrió que quería diseñar algún material para empoderar mujeres y, de repente, de una inspiración, me vino a la cabeza un nombre bastante pomposo para un taller: Antología de la majestuosidad. Lo conversé con una amiga y me dijo que el nombre no se entendía, que le pusiera algo más sencillo. Me pareció que su consejo era pertinente y el taller terminó llamándose Liderazgo personal para mujeres.

Mi vida continuó y la verdad que la Antología de la majestuosidad no me volvió a llamar. Hasta que un día, cuando en mi vida se estaban gestando cambios importantes de diversa índole, perdí mi norte por un momento y no podía ver en qué me debía enfocar entre tantas cosas por hacer. Esa noche ya mi paciencia había tocado fondo, entonces hablé con esa fuerza superior maravillosa y le dije: «¿Sabes qué, Dios? Dime en qué quieres que me enfoque, porque tengo muchas ideas y no sé por dónde empezar». Acto seguido me acosté a dormir. Cuando abrí los ojos, lo primero que me vino a la mente como una vocecita lejana fue: «Un libro». Y como el mejor soldado del mundo, sin saber sobre qué, ni cómo, tomé la computadora y me dediqué a escribir sin parar y sin siquiera haberme levantado de la cama. Cuando finalmente me levanté, ya tenía escrita la mitad y veía bastante claro cuál era su fin. El nombre no podía ser otro: Antología de la majestuosidad.

Yo pienso que la contraseña que nos da la vida para lograr lo que queramos es la acción. Podemos tener las mejores ideas, sueños espectaculares, proyectos que se pierden de vista, pero si no hacemos nada para que se concreten solo serán etéreas ideas, sueños y proyectos que nunca se materializaron y que, de haberlo hecho, a lo mejor tendrían un impacto positivo en el mundo. Pude no haber escrito este libro, pude haberlo escrito y quedártelo como algo para mí, pero al pensar que alguna de sus historias puede ayudar a alguien a ver las cosas de manera diferente, no puedo hacer otra cosa que compartirlo con el mundo. Es como la historia del niño y las estrellas de mar: una vez un niño pasaba por una playa llena de estrellas de mar varadas en la arena y fue tomándolas y devolviéndole una a una al mar para que pudieran vivir. Alguien lo vio y le dijo: «¿Pero qué haces? ¡Son miles de estrellas, eso no tiene sentido!», y el pequeño tomó otra estrella más y devolviéndole al mar dijo: «Para esta tiene todo el sentido del mundo».

estrella

Mi libro no tiene pretensiones literarias, no podría tenerlas pues no soy escritora en el estricto sentido de la palabra; solo soy una transeúnte más de este lugar llamado Tierra con una que otra experiencia que quiere capitalizar en aprendizaje. Lo que sí quiero lograr con él es que cada lector reconozca lo bueno en su haber, vea la majestuosidad de su vida y decida documentarse para tener a mano ese recordatorio de todo lo que ha dado, que ha logrado, que ha superado, que ha vivido y pueda reconectarse con lo valioso de su propia existencia cada vez que lo vea.

Se preguntarán por qué el título de esta entrada de blog es Cuento 11 y no Cuento 1. La respuesta se encuentra justo en mi libro. Los primeros diez cuentos son parte de mi antología, donde he reunido relatos de experiencias propias y prestadas para desde estas vivencias inspirar al lector a ver ciertas situaciones desde otro punto de vista.

En mi tierra (Venezuela), se suele decir que nadie aprende en cabeza ajena, y en muchas ocasiones es así, pero si desde la experiencia del otro podemos tomar lo que nos genere valor y actuar con mejores herramientas para vivir nuestras propias experiencias, habremos logrado acortar un poco el camino y evitaremos los tropiezos que vivieron los que ya pasaron por allí. Es como ir de viaje a un lugar que no conoces y preguntar qué sería bueno llevar en la maleta o meternos en TripAdvisor y ver las evaluaciones de los hoteles por parte de quienes ya se hospedaron en ellos. Al final del libro, comparto los puntos clave que han funcionado para mí y para algunos de mis clientes en eso de hacer cada día nuestra existencia más majestuosa. Y como en TripAdvisor, cada quien decide qué toma y qué deja.

La verdad, yo no quisiera preguntarme dentro de algunos años qué hubiera pasado si no hubiera seguido las instrucciones de mi alma. Prefiero haberlo hecho y esperar que por lo menos alguien salga inspirado a hacer algo diferente como consecuencia del paso de mi libro por su vida. Que sea como esa estrella marina que vuelve al mar.

Antología de la majestuosidad es un libro con anécdotas reales que llevan a la reflexión. Puede que el lector se ría en más de un capítulo y se reconozca en varios. Además, allí cuento cómo uso este video, aparte de promover mi creatividad junto con otras herramientas.

Actuar desde la inspiración no es racional, no es explicable y podría parecer incluso absurdo; pero simplemente es. Espero que la inspiración siga presentándose en nuestras vidas y que cada vez que la veamos con claridad podamos actuar en consecuencia.

agenda

Por favor, deja en los comentarios cuáles han sido las acciones inspiradas que han hecho cambiar el rumbo de tu vida o cómo a partir de acciones inspiradas has afectado positivamente la vida de otras personas.

Para seguir las noticias de la publicación del libro, que saldrá al mercado dentro de unas semanas y unirte a nuestra comunidad de majestuosos, hazlo por Facebook buscando Antología de la majestuosidad o siguiendo este link

Si quieres saber más de mí, las redes sociales para conectar son:

Linkedin: Laudy Sarli

Instagram: @laudysarli

Twitter: @laudysarli

No quiero que nos vayamos sin contarte un poco sobre mi amiga…

Acerca de la autora:

Laudy Sarli (Caracas, Venezuela) es una profesional en el campo de los recursos humanos que se autodefine como enamorada del crecimiento y el desarrollo, facilitadora de aprendizaje, indagadora por naturaleza y feliz por convicción.

Cuenta con más de diez años de experiencia coordinando áreas soft de recursos humanos, entre ellas desarrollo organizacional, desarrollo del capital humano y manejo de procesos de cambio.  Asimismo, ha sido responsable del desarrollo de procesos para la planificación, el diseño y la ejecución de proyectos orientados hacia políticas de recursos humanos, evaluación del desempeño, clima organizacional, comunicaciones internas, responsabilidad social, reclutamiento y selección de personal. Posee una amplia experiencia facilitando mesas de trabajo y focus groups para obtener información relevante al momento de la ejecución de proyectos en curso, así como en el desarrollo de entrevistas personales y procesos de coaching organizacional, y  ha impartido numerosos cursos sobre liderazgo, liderazgo personal, comunicación, trabajo en equipo y planificación de objetivos, entre otros.

                                                                     Antología de la majestuosidad

APROBADO