8 errores que debes evitar al empezar un negocio

Emprender un negocio siempre requiere de cierta destreza y habilidad, debido que usualmente el camino es arduo.

Muchas de las dificultades a las cuales debes hacer frente tienen que ver con financiamiento, consolidar la marca, diferenciarse en el sector, entre otras.

Luego de superar estos inconvenientes, las cosas empiezan a resultar un poco más sencillas. Sin embargo, al comienzo, la mayoría de los negocios atraviesan circunstancias difíciles, y es normal que no todo resulte perfecto.

Muchas veces no se trata del negocio o la idea en sí, pues hoy día hay muchas ideas para emprender un negocio que son exitosas, sino que tiene que ver con la cantidad de errores en los que frecuentemente incurren los emprendedores.

Aunque los errores dejan lecciones y cada situación es distinta, aun así, hay ciertos errores que son usuales en todos los negocios y más vale estar al tanto de ellos que empezar el emprendimiento sin tener idea. Pues, conocer estas equivocaciones puede ahorrar mucho camino al prevenirlas.

No obstante, aunque exista esta posibilidad de caer en errores, no por eso se debe desistir de la idea de empezar un negocio.

A continuación, compartiremos contigo una serie de consejos sobre los errores que debes evitar al empezar un negocio.

Equivocaciones que cometen muchos emprendedores

1-No seleccionar bien a los socios

Este es uno de los errores más frecuentes que se suscitan en el ámbito empresarial, pues, quienes comienzan un negocio –quizás llevados por la emoción- no se toman el tiempo necesario para estudiar si la persona con quien desean asociarse, sea este un conocido o un familiar, cuenta con las habilidades necesarias para llevar adelante una idea.

Lo más recomendable es que, cuando se pretenda empezar un negocio, se piense en frío y se tome un tiempo hasta escoger a la persona realmente adecuada que sabrá trabajar en equipo y llevar el proyecto con el mismo impulso de quien lo inicia.

2-Incursionar en sectores desconocidos

Nada peor que apostar por la idea de un sector del cual no se tiene ni la mínima idea.

Aunque el emprendedor no sea un experto, y quede mucho camino por delante para aprender, siempre se debe empezar un negocio con una idea conocida, y sobre todo que sea un proyecto apasionante. De lo contrario, es probable que se termine abandonando todo.

3-No apostar por lo que el público necesita

Muchos emprendedores se enfocan en una idea que realmente no es la que el público espera y esto al final no es rentable.

Siempre se debe estudiar las necesidades de las personas, no se trata tanto de lo que emprendedor desee, sino de adaptar su idea a lo que se necesita en el mercado.

Si una idea no puede ser vendida, entonces el negocio terminará por fracasar.

4-Invertir tiempo en acciones que no son productivas

Que terminan afectando al negocio e impiden que este crezca. Lo más recomendable es enfocarse en lo que verdaderamente sea beneficioso para el proyecto.

Si no es posible determinar qué es lo más importante, entonces lo mejor es elaborar una lista en la cual se plasmen todas las acciones o actividades que se pretendan realizar e irlas ponderando del 1 al 10, en base a los beneficios que representan para el negocio. De esta manera será posible visualizar cuáles son las prioridades.

5-Creer que no al no trabajar en equipo las cosas salen mejor 

Este error también es muy común. Los emprendedores prefieren llevar las riendas de su negocio en solitario y la verdad es que esto solamente produce agotamiento y bajo rendimiento.

Lo mejor en estos casos es desistir de esa idea y aprender a trabajar en equipo. Muchas tareas, desde las simples hasta las más complejas, pueden ser delegadas a otra persona.

Al tener el apoyo de varios miembros de la organización la productividad también aumenta.

6-Imitar lo que hace la competencia

Una cosa es observar lo que hace la competencia para diferenciarse, pero otra es imitar todo lo que está hace. Este error es grave, debido a que los usuarios buscan las opciones más útiles y que ofrezcan algo novedoso.

7-Tener un solo proveedor

Este es otro error que, aunque ocurre con menos frecuencia, igual sucede y las consecuencias son costosas ya que, al no contar con suficientes proveedores, cuando el único que se tiene falla, las perdidas en el negocio empiezan a sentirse y este finalmente terminar por decaer y cerrar sus puertas.

Lo más recomendable es contar con dos o más opciones para surtir de mercancía, escogiendo aquellos que ofrecen buena calidad en los productos, garantías y buenos precios.

8-No contratar un seguro

Para poder hacer frente a situaciones que se salgan de las manos, tal como productos que sufran daños, robos, accidentes laborales, entre otros.

Todas estas circunstancias ocasionan una pérdida considerable de dinero, además que el negocio corre el riesgo de no poder seguir adelante.

En todo caso, aparte de contratar un seguro, lo mejor siempre es prevenir, por lo que se debe contar con un fondo para cubrir situaciones inesperadas y que el negocio posea vigilancia, entre otras medidas que disminuyan los riesgos.

Evitando esta serie de errores será mucho más fácil tener un negocio realmente exitoso y que no sufra pérdidas ni amenazas de cierre, por ello, es útil estar al tanto de esta información, especialmente cuando se pretende empezar a ejecutar una idea de emprendimiento.

#SeguimosEnLínea

Por |2018-02-05T17:03:57+00:005 febrero , 2018|Emprendimiento|
Facebook
Google+
Twitter
Pinterest
LinkedIn
RSS
Follow by Email